La reputación corporativa, el valor de la marca en Internet

La reputación corporativa es un término que ha cobrado más importancia desde que Internet se hiciera un hueco mucho mayor dentro de la actividad profesional. Si bien este concepto hay que entenderlo como la valoración que se tiene de algo o alguien, podemos decir que la reputación ha tenido siempre importancia ya no sólo en el terreno empresarial, sino también personal. Se trata, por tanto, de labrarse una buena imagen y de que ésta sea lo más cercana posible a lo que queremos ser y transmitir. 

La reputación corporativa siempre el handicap por excelencia en el entorno empresarial. Digamos que no es fácil crear consonancia entre lo que realmente queremos ser y el cómo realmente nos ven desde fuera. Es decir, que exista una verdadera coherencia entre la identidad de la empresa y la imagen real de esta. Todo ello, nunca fue una tarea fácil y mucho menos ahora con el protagonismo adquirido por internet, herramienta que facilita y beneficia en muchas ocasiones pero, en tantas otras, puede resultar un arma de doble filo. Y este es, precisamente, uno de los principales quebraderos de cabeza de tantas empresas que se preocupan por esta cuestión pues son conscientes de su relevancia para el éxito o fracaso de la organización.

De todos es sabido que Internet es el medio idóneo y el único que nos facilita un feedback constante y que puede arrojarnos datos que de otra manera no alcanzaríamos. Gracias a este canal, podemos conocer opiniones e informaciones muy útiles y ricas por parte de nuestro público que de otra manera no obtendríamos, por lo que Internet puede convertirse en nuestro mayor aliado para mejorar y conseguir éxitos futuros. Y es por todo esto por lo que debemos gestionarnos una buena reputación online, para que ésta a su vez repercuta en  la imagen general de la compañía ya que están íntimamente relacionadas la una con la otra.

¿Quién es el responsable de la reputación online? y ¿qué hacer para obtener una óptima reputación corporativa online?

Por supuesto todos los departamentos de la empresa influirán en el resultado final de la reputación obtenida, sin embargo,entenderemos que el departamento de comunicación será el mayor responsable pues será quien esté en contacto más directo con el público.

Hay cuatro elementos sine qua non la reputación corporativa no se obtendría, al menos, de una manera satisfactoria del todo:

- Planificación. Que haya organización. Que se establezcan objetivos. Que exista coherencia entre objetivos, estrategia y ejecución. Y, por tanto, que la comunicación que se lleve a cabo sea acorde con el valor que le queremos dar a nuestra empresa.

- Transparencia. El objetivo es ser intermediario entre empresa y público. No se busca engañar ni disfrazar una realidad que ni siquiera existe. El responsable debe responder y atender con la mayor transparencia posible para que el interesado sienta que se le está teniendo en cuenta y que, sobre todo, se le está entendiendo. Se trata, por tanto, de humanizar a la empresa gracias a la figura, en este caso, del community manager.

- Querer saber qué opinan. La monitorización. Los resultados obtenidos. Nuestro valor en la red. La reputación real, en definitiva. Debemos conocer y mediar todo lo que podamos traducir en datos útiles para intentar mejorar. Para ello, hay disponibles herramientas que nos facilitan la tarea, entre otras: ‘Google Alerts’, ‘Social Mention’, ‘Rxl.com’ …  u otras más especializadas como ‘CYFE’, que nos realiza estadísticas de web, blogs y redes sociales diferenciando departamentos de empresa.

Crear valor. Es la consecuencia de todas las anteriores. El valor puede crearse de muchas maneras y es algo necesario para que una empresa se sostenga y continúe su actividad.  Es el resultado de las acciones de comunicación establecidas y, por tanto, de la reputación que se ha ido ganando a lo largo de un tiempo determinado.

El trabajo no es fácil. El camino tampoco. Pero, si lo tratamos con cuidado y responsabilidad se pueden conseguir grandes beneficios que nos garantizarán el camino al éxito. Y es que la reputación corporativa no es otra cosa que el resultado de haber encontrado la llave para llegar al corazón de nuestro público. Y… ¿acaso esto no es apasionante?

Un pensamiento en “La reputación corporativa, el valor de la marca en Internet

  1. Pingback: ¿Hacia dónde van las redes sociales? « déborah rueda

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s